HISTORIA


El Colegio Mater Purissima nace en el madrileño Barrio de Usera en 1947; unos años antes las Hijas de Jesús venían desde el colegio que tenían en la calle de Ayala a dar catequesis.
Este Colegio nace sin paredes ni aulas, las clases se daban al aire libre siendo los tablones de unas obras los improvisados pupitres y los alumnos, si querían estar sentados en silla, se la tenían que traer de su casa. 
Cuando las Hijas de Jesús comienzan a vivir en el barrio en unas casitas pequeñas de planta baja, el colegio comienza a consolidarse poco a poco.
En los primeros años era una pequeña escuela que dependía de Auxilio Social, donde las niñas cursaban la Enseñanza Primaria, pues los niños según la costumbre de la época, estaban en el colegio solo en las clases maternales y luego pasaban al Colegio de Fátima que está enfrente y que en ese momento, era solo para niños.

En estos tiempos del comienzo, las Hijas de Jesús no pararon de buscar ayudas y recursos para ampliar y mejorar el servicio al barrio por medio de la educación, y así el colegio fue creciendo; y pensando en las alumnas que terminaban la Primaria, se pusieron unos talleres de bordados, alfombras, punto, muñecos de fieltro y corte.
Las alumnas pasaban de las clases a los talleres, recibiendo una pequeña remuneración, muchas de ellas salían de los talleres para casarse o para ir a la vida religiosa.
 


Por exigencias de los tiempos hacia los años sesenta, se empezó a estudiar el bachillerato en el Colegio, teniendo que ir a examinarse a un Instituto cercano. Unos años más tarde se transformó en Filial de Instituto Emperatriz María de Austria, los talleres fueron sustituidos por clases, y a partir de ese momento no ha dejado de crecer. 


El Colegio era exclusivamente femenino y a finales de la década de los setenta se va haciendo progresivamente mixto.

En el centro, surge la necesidad de atender a los pequeños de las familias, y se implanta Educación Preescolar para alumnos de 3 a 5 años. 

Pronto el Centro queda pequeño para la demanda de la zona y se edifica un pabellón con 24 aulas, despacho, gimnasio, 2 salas de usos múltiples y Departamento de Orientación. Lo antiguo se reestructura, un pabellón para bachillerato y otro para el primer ciclo de E.S.O. y Educación Infantil. 


Actualmente es un centro concertado desde Educación Infantil hasta Bachillerato, y somos conscientes de que siguiendo los deseos de la Madre Cándida, tenemos que estar abiertos al barrio, así como a todos los niños que desde hace unos años nos van llegando desde los lugares más apartados.
En la actualidad el Colegio está configurado de la siguiente manera:
  • Educación Infantil: 6 unidades
  • Educación Primaria: 18 unidades
  • E.S.O.: 12 unidades
  • Bachillerato: 8 unidades